Diagnóstico Genómico para susceptibilidad heredada a cáncer

El cáncer es un proceso de crecimiento incontrolado de las células, que invaden localmente y a distancia otros tejidos, y puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo.

El proceso por el cual se produce el cáncer es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas anormalidades pueden ser provocadas por distintos agentes carcinogénicos o bien por mutaciones en el material genético heredado. Entre el 5 y el 10% de los casos diagnosticados de cáncer se deben a factores hereditarios. Las personas en las que se encuentran presentes mutaciones en su ADN tienen un riesgo más alto que la población en general de padecer un determinado tipo de cáncer. Las técnicas actuales de biología molecular permiten detectar una importante cantidad de las alteraciones genéticas hereditarias relacionadas con este tipo de enfermedades conocidas también como enfermedades neoplásicas. La intención de estas pruebas es clasificar si el paciente se considera como de alto riesgo e identificar a hombres y mujeres que pueden ser portadores de mutaciones.

Los resultados permiten el establecimiento del riesgo individual del paciente y la identificación de portadores en familias de riesgo.

Las anormalidades genéticas encontradas en las células cancerosas pueden consistir en una mutación puntual, translocación, amplificación, eliminación, y ganancia o pérdida del número de copias de un gen o incluso un cromosoma completo. Cada una de estas anormalidades es detectada a través de distintas técnicas, por ejemplo la técnica de MLPA (amplificación multiplex de sondas dependiente de ligasa) permite identificar deleciones o ganancias de información en un gen, mientras que las técnicas de secuenciación permiten identificar mutaciones puntuales y la técnica de microarreglos de hibridación genómica comparada (CGH) permite analizar a los cromosomas. Comúnmente una técnica permite detectar un solo tipo de anormalidad, por lo que se recomienda complementar las pruebas con distintas técnicas. Debido a que en un mismo gen se pueden presentar cualquiera de este tipo de alteraciones.

Es importante mencionar que puede haber una variabilidad significativa en la edad de aparición y en la severidad de la enfermedad (incluso podría no presentarse) que no es predecible a partir de los resultados de estas pruebas. El resultado negativo de estos estudios no descarta que se trate de un cáncer hereditario, relacionado con mutaciones y/o alteraciones numéricas o estructurales en otros genes.

Las pruebas que permiten detectar numerosas enfermedades son recomendables como pruebas preventivas incluso aunque no se tengan antecedentes familiares de los padecimientos o estos se desconozcan.

 

Acerca de los resultados

Las pruebas moleculares y genómicas permiten una mejor estimación del riesgo de cáncer hereditario que la que se logra considerando solamente los antecedentes personales y familiares. La relevancia clínica de las mutaciones encontradas depende del historial de desarrollo de cáncer en la familia del paciente y de la población étnica a la que pertenece.

Los resultados posibles en este tipo de pruebas son: Detectado, No Detectado o Indeterminado.

  • Detectado – Se identificó una mutación en un gen asociada a un mayor riesgo de padecer cáncer hereditario. Conocer esta información puede ayudarle a Usted y a su médico a tomar decisiones más informadas sobre su atención médica            

Las mutaciones de los genes incluidos en las pruebas pueden estar asociadas a distintas enfermedades genéticas hereditarias y pueden estar asociadas también a diferentes niveles de riesgo de padecer la enfermedad.

Puede haber una variabilidad significativa en la edad de aparición y en la severidad de la enfermedad (incluso podría no presentarse) que no es predecible a partir de los resultados de estas pruebas.

Si las mutaciones se identifican en más de un gen (en el caso de los paneles) puede que no haya suficiente información disponible para determinar cómo estas mutaciones, combinadas, afectan al riesgo de padecer una enfermedad genética.

  • No detectado – No se identificó ninguna mutación.

Si Usted es la primera persona de su familia en someterse a la prueba, corre al menos el mismo riesgo de padecer cáncer que la población general.

Aun así, el riesgo de cáncer hereditario podría ser mayor al normal debido a una predisposición genética no detectable mediante la prueba realizada ya sea en alguno de los genes analizados o en algún otro gen asociado con el cáncer hereditario.

Si se obtiene un resultado no detectado para una mutación que se sabe existe en una familia, se considera que Usted tiene el mismo riesgo que la población general.

  • Indeterminado – Se detectó un cambio genético, pero no se sabe si este cambio está asociado al riesgo de cáncer. El riesgo de cáncer es al menos igual al de la población general. Sin embargo, el riesgo podría ser más elevado que el normal debido a este cambio o a una predisposición genética no detectable por esta prueba, ya sea en alguno de los genes analizados o en algún otro gen asociado al cáncer hereditario.

Si se descubre que Usted es portador de una alteración en un gen que le predispone a un determinado tipo de cáncer, es necesario que consulte a su médico acerca de los pasos más indicados a seguir en su tratamiento.

Es recomendable que cualquier persona que vaya a someterse a una prueba genética solicite un consejo genético previo a la realización de la prueba y a la recepción de los resultados. Lo ideal es que este

procedimiento sea realizado por un especialista calificado, como un consejero genético o un médico genetista.

Debido a la constante investigación en el campo de la medicina genética, continuamente existen nuevos datos e información. Recomendamos que se ponga en contacto anualmente con su médico para enterarse de todo nuevo desarrollo en la genética del cáncer y actualizar los datos relativos a sus antecedentes personales y familiares que pudieran afectar la estimación de su riesgo de desarrollar cáncer.

 

En Bimodi ponemos a su disposición una amplia variedad de estudios para la detección de susceptibilidad heredada al cáncer, basados en las más modernas técnicas moleculares.

 

  • Cáncer Familiar Femenino: secuenciación completa de 49 genes APC, ATM, AXIN2, BARD1, BMPR1A, BRCA1, BRCA2, BRIP1, CDC73, CDH1, CDK4, CDKN1B, CDKN2A, CHEK2, EPCAM, EXT1, EXT2, FH, FLCN, MAX, MEN1, MET, MLH1, MLH3, MRE11A, MSH2, MSH6, MUTYH, NBN, NF1, NF2, NTRK1, PALB2, PMS1, PMS2, PTEN, RAD50, RAD51C, RB1, RET, SDHAF2, SDHB, SDHC, SDHD, SMAD4, STK11, TMEM127, TP53, VHL, por secuenciación masiva con cobertura del 99% para cada gen.
  • Cáncer de Colón hereditario no poliposo (HNPCC): MLH1, MSH2, MSH6 por secuenciación masiva con cobertura del 100% para cada gen.
  • Cáncer Familiar de colón: secuenciación completa de APC, MUTYH, MLH1, MSH2, MSH6, EPCAM, PMS2, SMAD4, BMPR1A, PTEN, STK11, CDH1 y TP53 por NGS con una cobertura del 85-90%

 

 

  • Cáncer familiar hereditario 1C (Cáncer hereditario de mama, ovario, útero, colorrectal, melanoma, páncreas, estómago y próstata): (30 genes) BRCA1, BRCA2, MLH1, MSH2, MSH6, PMS2, EPCAM, APC, MUTYH, MITF, BAP1, CDKN2A, CDK4, TP53, PTEN, STK11, CDH1, BMPR1A, SMAD4, GREM1, POLD1, POLE, PALB2, CHEK2, ATM, NBN, BARD1, BRIP1, RAD51C, RAD51D por NGS con una cobertura del 85-90%

 

  • Cáncer familiar hereditario 2C: (80 genes) ALK, APC, ATM, BAP1, BARD1, BMPR1A, BRCA1, BRCA2, CBL, CDC73, CDH1, CDK4, CDKN1B, CDKN2A, CSF1R, EPCAM, FANCA, FACNCB, FANCC, FH, FLCN, HNF1A, KIF1B, KIT, MAP2K1, MAP2K2,MEN1, MET, MLH1, MSH2, MSH6, MYH, NBN,  NTRK1, PALB2, PMS1, PMS2, PTEN, PTPN11, RAD51C, RAD51D, RAF1, KRAS,  NRAS, RB1, RET, SDHB, SDHC, SDHD,  SHOC2, SMAD4, SMARCB1, SOS1, SPREND1, STK11, TERT, TP53, XPA, XPC, VHL, BRAF, CHEK2, MLH3, MSH3, MUTYH, ABL1, AKT1, ERBB2, ERBB4, DDB2, MAX, AXIN2 por NGS con una cobertura del 85-90%