Trombopanel Plus

La trombofilia es la propensión a desarrollar trombosis, es decir, la formación de coágulos sanguíneos, un fenómeno que puede provocar infartos. La trombosis venosa es común, afecta a 1 de cada 1000 individuos, es una enfermedad multifactorial, lo cual queda ilustrado por la frecuente identificación de uno o más factores de predisposiciones genéticas y/o ambientales en los pacientes que la padecen.

 

Causas de trombofilia.

 

Trombofilia Hereditaria Trombofilia adquirida
Deficiencia de antitrombina

Deficiencia de proteína C

Deficiencia de proteína S

Deficiencia del inhibidor de la vía del factor tisular

Resistencia a la proteína C activada y FV Leiden

Deficiencia de plasminógeno

Deficiendia del cofactor II de la heparina

Deficiencia del factor XII

Hiperhomocisteinerria

Mutación 20210 del gen protrombina

Elevación de la glicoproteína rica en histidina

Edad > 45 años

Obesidad

Cáncer

Insuficiencia cardiaca

Insuficiencia respiratoria

Ventilación mecánica

Inmovilización prolongada

Cirugía

Embarazo de puerperio

Empleo de hormonales

Traumatismos en miembros pélvicos

Ateroesclerosis

Dispositivos intravasculares

Anticoagulante lúpico

Aumento de los factores VII. VIII, II, fibrinógeno y Factor de von Willebrand

 

El número de muertes por enfermedades cardiovasculares es muy elevado, pues al menos cada año 17.5 millones de personas pierden la vida por daños al corazón y el aparato circulatorio, según la Organización Mundial de la Salud. A demás, casi la mitad de los pacientes con coágulos venosos profundos experimentan consecuencias en la salud a largo plazo que afectan adversamente su calidad de vida.

Se estima que la incidencia aproximada de trombofilia primaria en la población mundial va de 1:2,500 a 1:5,000. México comparte con otros países una problemática de trombosis similar.

 

La trombosis se incrementa cuando el balance homeostático entre los factores pro y anti coagulantes vira a favor de la coagulación. Cuando esto es causado por un defecto genético heredado en uno o más de los factores de la coagulación, el estado de hipercoagulabilidad resulta en un factor de riesgo de por vida para el desarrollo de trombos y se conoce como trombofilia hereditaria.

Las trombofilias hereditarias son un grupo de condiciones que predisponen a la trombosis

Desde hace varios años se han reconocido deficiencias heredadas de los factores anticoagulantes conocidos como Proteína C, Proteína S y Antitrombina, pero su prevalencia, incluso entre los pacientes con trombosis familiar, es baja. Más recientemente se descubrieron dos trombofilias hereditarias mucho más comunes, estas son: La resistencia a la Proteína C Activa asociada con un Factor V de la coagulación anormal (Factor V Leiden), y la variante 20210 del gen de la protrombina. Además, una elevación modesta de la concentración plasmática de la homocisteína, la cual está en parte determinada de manera genética, también ha sido recientemente asociada con un incremento del riesgo de tromboembolia venosa.

Dado lo anterior, ahora se puede identificar la predisposición a trombosis en una porción sustancial de los pacientes con tromboembolia venosa y en la mayoría de los pacientes con trombosis familiar, y cada vez se acumula más evidencia de que coexisten múltiples defectos presentes en las personas con tendencia más marcada a la trombosis.

Factor V Leiden: La resistencia a la Proteína C Activa (PCA) es el estado de hipercoagulabilidad heredado más comúnmente asociado con la trombosis venosa. Es causado por una mutación puntual en el gen del Factor V, que resulta en la pérdida de un sitio de corte de la proteína y le confiere al factor V activado relativa resistencia a ser cortado y por ende inactivado por la PCA.

La Proteína C es un anticoagulante endógeno que, en su forma activa, corta e inactiva las formas activas de los factores V y VIII. El defecto molecular responsable de la resistencia a la PCA se identificó por investigadores de Leiden, Holanda como una mutación puntual en el gen del factor V. Esta mutación, Factor V Leiden, da cuenta de la resistencia a la PCA en prácticamente todos los casos, y se reconoce ahora como la más común causa de trombofilia hereditaria. La trombosis venosa profunda es la manifestación clínica más común de la trombofilia asociada al Factor V Leiden; la mutación se encuentra entre el 20 y el 60% de los pacientes caucásicos con este tipo de trombosis. Los estudios han determinado que el riesgo de trombosis se incrementa de 5 a 10 veces en los portadores heterocigotos del Factor V Leiden (con un gen normal y uno mutado) y de 50 a 100 veces para los homocigotos (con ambas copias del gen mutadas). Para los heterocigotos con parentela trombofílica el riesgo de trombosis en la adultez media es del 20%. No hay que olvidar que tanto defectos genéticos adicionales como factores de riesgo clínicos son co-determinantes importantes del riesgo de trombosis.

 

Protrombina G20210A: La Protrombina es la molécula precursora de la trombina la cual activa a los Factores V y VIII y convierte el fibrinógeno en fibrina (principal componente de los coágulos sanguíneos). La segunda causa más común de trombofilia hereditaria es una mutación puntual (G20210A) en el gen de la protrombina. Esta mutación está presente en aproximadamente 2% de los individuos sanos, en 6-7% de los pacientes no seleccionados con trombosis y en 18% de los pacientes de familias trombofílicas.

La mutación está asociada con un incremento significativo en los niveles de protrombina en el plasma, lo que podría ser el mecanismo molecular tras el riesgo incrementado de trombosis. Se ha calculado que la mutación G20210A del gen de la protrombina está asociada a un incremento aproximado de 2 a 5 veces en el riesgo de trombosis venosa. La mutación G20210A de la protrombina suele ser bastante común en familias trombofílicas con resistencia a la Proteína C Activa y el riesgo de trombosis es mayor en los individuos con ambas mutaciones combinadas, en un estudio se encontró que el 50% de los individuos con ambos defectos han sufrido trombosis venosa, siendo la edad media del primer evento trombótico de 28 años.

 

MTHFR (metilentetrahidrofolato reductasa) C677T: La hiperhomocisteinemia puede ser causada por anormalidades genéticas o nutrimentales en el metabolismo de la homocisteína. El tromboembolismo venoso, la aceleración en la ateroesclerosis y la trombosis arterial son manifestaciones bien conocidas de la hiperhomocisteinemia severa (homocistinuria).  La hiperhomocisteinemia moderada puede deberse a anormalidades genéticas, deficiencias nutrimentales de vitaminas involucradas en el metabolismo de la homocisteína (B6, B12 y folato), o a una combinación de factores genéticos y nutrimentales. La anormalidad genética que más comúnmente resulta en una hiperhomocisteinemia moderada es la mutación de la enzima Metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR). La hiperhomocisteinemia moderada es un factor de riesgo establecido para enfermedad arterial coronaria y para la enfermedad oclusiva arterial/vascular y se ha acumulado evidencia de que está asociada con un riesgo incrementado de trombo embolismo venoso, especialmente en pacientes con alguna otra condición trombofílica. La presencia de hiperhomocisteinemia en pacientes con Factor V Leiden incrementa el riesgo relativo de trombosis a cerca de 10, comparado con pacientes sin ninguno de estos dos desórdenes mientras que los pacientes con sólo una de estas anormalidades tienen un riesgo intermedio.

 

En Bimodi contamos con estudios que permiten detectar conjuntamente las mutaciones o polimorfismos más frecuentes implicados en la propensión genética a sufrir trombofilias. Se analizan 11 SNPs en genes asociados con trombofilias  (genes: AGT, Factor II, Factor V, Factor VII,  FGB, MTHFR, MTRR, MTR, PAI), los polimorfismos en estos genes se asocian al riesgo de que los procesos de coagulación estén sobreactivados, o de que se altere el metabolismo de homocisteina o se provoque una desregulación en la metilación,  lo que provoca un aumento en el riesgo de desarrollar trombosis, infartos, daño capilar y  enfermedades cardiovasculares (los SNPs analizados en este panel son los mismos que los analizados en el InfertiPanel Plus).

 

Dichas mutaciones provocan la producción de proteínas defectuosas que facilitan la superproducción de trombina y fibrina, lo cual a su vez, provoca un exceso de coagulación en la sangre. La coagulación excesiva que se produce en esta enfermedad es casi siempre limitada a las venas, pudiendo causar una trombosis venosa profunda (TVP). Si los coágulos venosos se llegan a desprender, pueden viajar a través del lado derecho del corazón hasta los pulmones y bloquear un vaso sanguíneo pulmonar causando un tromboembolismo pulmonar (TEP).

La trombosis venosa profunda (TVP) en el embarazo tiene una incidencia aproximada del 1% y el embolismo pulmonar (EP) es infrecuente, pero la mortalidad materna por EP es de 0.003 por cada 10,000 partos vaginales y de 0.5 por cada 10,000 cesáreas y es la principal causa única de muerte materna en los países desarrollados, hasta 10-12% del total.

Esta prueba se recomienda para pacientes con trombosis venosa (TV) y tromboembolismo pulmonar (TEP) con sospecha de trombofilia hereditaria, particularmente en menores de 45 años o con TV de localización inusual: cerebral, axilar, mesentérica.

Conocer si una persona tiene alguna condición genética que favorezca la trombofilia puede resultar importante para tomar medidas preventivas cuando además se presenten otros factores de riesgo de trombosis, como una cirugía, un embarazo, la administración de terapias hormonales o periodos prolongados de inmovilidad, entre otros.  Especialmente en el embarazo, en el que normalmente se presenta una incidencia de trombosis seis veces mayor que en la población en general y ésta aumenta considerablemente cuando están presentes alguna de las mutaciones antes mencionadas.