Oncogenes BRCA para Cáncer de Mama

El cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres durante su vida. Nadie sabe por qué algunas mujeres desarrollan cáncer de mama, pero existen varios factores de riesgo. Los factores que no se pueden cambiar incluyen:

  • Edad: El riesgo aumenta a medida que usted envejece 
  • Genes: Dos genes, BRCA1 y BRCA2, aumentan en gran medida el riesgo. Las mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario pueden desear hacerse el examen genético 
  • Factores personales: Comenzar la menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55 

Otros factores de riesgo incluyen obesidad, usar terapia de reemplazo hormonal (también llamada terapia hormonal para la menopausia), tomar pastillas anticonceptivas, beber alcohol, no tener hijos o tener el primer hijo después de los 35 años, y tener senos densos.

Los síntomas del cáncer de mama pueden incluir un bulto o masa en la mama, un cambio de tamaño o forma de la mama, y secreciones del pezón. El autoexamen y la mamografía puede ayudar a diagnosticar el cáncer de mama en forma temprana, cuando es más tratable. Un posible tratamiento es la cirugía. Puede ser una lumpectomía o una mastectomía. Otros tratamientos incluyen radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal y terapia dirigida. La terapia dirigida usa sustancias que atacan las células cancerígenas sin dañar las células normales.

El 5% de los casos de cáncer de mama reportados son de origen hereditario. El 90% de estos casos se relacionan con mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2. Los portadores de algún tipo de mutación en estos genes tienen un riesgo superior a la población en general de desarrollar cáncer de mama y/u ovarios. Los individuos portadores de mutación en BRCA1 presentan riesgos acumulados del 85% y 63% de desarrollar cáncer de mama y ovario, respectivamente, mientras que los individuos portadores de mutaciones en BRCA2 tienen riesgo del 86% y 27% de desarrollar cáncer de mama y ovario, respectivamente. Estos valores son significativamente superiores cuando se comparan con el riesgo del 12% para el cáncer de mama en la población en general.

Si bien los genes BRCA1 y BRCA2 son los que con mayor frecuencia se encuentran alterados en los cánceres de mama hereditarios, hay otros genes involucrados, entre los que se encuentran ATM, P53, CHECK2, PTEN, PALB2, etc. En el panel para detección de alteraciones para cáncer de mama y ovario que ofrece Bimodi, se incluye el análisis de estos genes.

Los genes BRCA pueden sufrir dos tipos de alteraciones, las cuales se asocian a una pérdida de la función del gen y por ende, a una predisposición al cáncer. El primer tipo de alteración se denomina “deleción/duplicación” y se refiere a la ausencia o duplicación de una parte del gen. Las deleciones o duplicaciones pueden detectarse mediante la técnica molecular conocida como MLPA (amplificación multiplex dependiente de ligasa). El segundo tipo de alteración se denomina "mutación puntual"; se refiere al cambio específico de un nucleótido en la secuencia del gen y se detecta mediante técnicas de secuenciación. Se han descrito cerca de 460 mutaciones heredables en el gen BRCA1 y cerca de 200 para el gen BRCA2. Es importante aclarar que la técnica de MLPA no detecta mutaciones puntuales, mientras que la técnica de secuenciación no detecta deleciones o duplicaciones.

Las dos técnicas para detección de las alteraciones mencionadas reflejan el estado del entendimiento científico hasta el momento y son complementarias. Puede primero realizar un estudio con la técnica de MLPA y si el resultado del mismo es “no detectado para deleciones” es recomendable que realice un segundo estudio mediante la técnica de secuenciación, para descartar mutaciones puntuales.

Las pruebas genéticas permiten una mejor estimación del riesgo de cáncer hereditario que la que se logra considerando solamente los antecedentes personales y familiares. La relevancia clínica de las mutaciones encontradas depende del historial de desarrollo de cáncer en la familia del paciente y de la población étnica a la que pertenece. Así mismo estas pruebas le proporcionan una referencia importante sobre la causa del padecimiento, cuando éste ya se ha presentado. Con ello es posible determinar con mayor precisión el tratamiento adecuado.

Es recomendable realizar estos estudios cuando la persona presenta alguna de las siguientes condiciones:

  • Familiares con cáncer de mama o de ovario
  • Cáncer de mama a temprana edad (menor de 50)
  • Un familiar con cáncer en ambas mamas
  • Una familiar que tenga tanto cáncer de mama como de ovario
  • Un familiar hombre con cáncer de mama
  • Un familiar con una mutación genética conocida en estos genes.
  • Ancestros judíos asquenazíes.

 

Se pueden obtener tres tipos de resultados al realizar estos estudios:

  • Detectado: se identificó una mutación en un gen asociada a un mayor riesgo de padecer cáncer hereditario de mama u ovario, con respecto a la población en general. Puede haber una variabilidad significativa en la edad de aparición y en la severidad de la enfermedad (incluso podría no presentarse) que no es predecible a partir de los resultados de estas pruebas.
  • No detectado: no se identificó ninguna mutación con estos estudios. Si es la primera persona de su familia en someterse a la prueba, corre al menos el mismo riesgo de padecer cáncer que la población general, con respecto a las mutaciones y genes analizados en los estudios realizados. Si se obtiene un resultado no detectado para una mutación que se sabe existe en su familia, se considera que se tiene el mismo riesgo que la población general. Aun así, el riesgo de cáncer hereditario podría ser mayor al normal debido a una mutación genética no detectable mediante la prueba realizada.
  • Alteraciones de significado desconocido: se detectó un cambio genético pero no se sabe si este cambio está asociado al riesgo de cáncer. El riesgo de cáncer es al menos igual al de la población general. Sin embargo, el riesgo podría ser más elevado que el normal debido a una predisposición genética no detectable por esta prueba, ya sea en alguno de los genes analizados o en algún otro gen asociado al cáncer hereditario.

Es recomendable que cualquier persona que vaya a someterse a una prueba genética solicite un consejo genético previo a la realización de la prueba y a la recepción de los resultados. Lo ideal es que este procedimiento sea realizado por un especialista calificado, como un consejero genético o un médico genetista.

En Bimodi le ofrecemos pruebas de detección de alteraciones en los oncogenes BRCA1 y BRCA2 que están diseñadas para proporcionarle una referencia importante sobre el riesgo de desarrollo de cáncer de mama, o la causa de dicho padecimiento, con la mayor exactitud posible. En el caso que estos dos genes no se encontrarán alterados ofrecemos análisis de otros genes relacionados con cáncer de mama que se realizan mediante secuenciación masiva.

  • BRCA 1 Detección de duplicaciones/deleciones por MLPA
  • BRCA 2 Detección de duplicaciones/deleciones por MLPA
  • Detección de mutaciones puntuales de BRCA1 y BRCA 2 para cáncer de mama y ovario por secuenciación masiva con 100% de cobertura
  • Detección de mutaciones puntuales de BRCA1 y BRCA 2 PLUS para cáncer de mama y ovario por secuenciación masiva con cobertura de 99%. Si no se encuentran mutaciones patogénicas se realiza sin costo extra un análisis por CGH de BRCA1, BRCA2, CHECK2, PALB2, TP53, CDH1, ATM, PTEN.
  • Cáncer Familiar de mama y ovario secuenciación de 12 genes: BRCA1, BRCA2, TP53, PTEN, STK11, CDH1, PALB2, CHEK2, ATM, BRIP1, BARD1, NBN mediante secuenciación masiva cobertura del 99%